Cómic: La verdadera utilidad del palo de selfie

| 13 enero, 2015 | 0 comentarios

“¡Un palo! ¡Un palo!” Hace algo más de un año muchos se reían de un anuncio de Limón y Nada dónde un chaval desenvolvía su regalo de Reyes y se encontraba con que le habían traído un simple palo. El niño, emocionado, gritaba y chillaba para celebrar la llegada de su nuevo juguete. Lo que esos que se cachondeaban entonces del spot desconocían es que en 2014 la fiebre de los selfies invadiría las redes sociales y también las calles. Y los palos se convertirían en unos accesorios deseados por los más jóvenes para sacarse autofotos y vendidos a cascoporro en Amazon.

Allá donde haya una aglomeración de millenials, puede que allí se encuentre uno (o varios) de estos palos. Los que empezamos a peinar canas y aún confiamos en los desconocidos para que nos tiren fotos de grupo y defendemos la calidez del contacto humano, vemos estos complementos de una forma un poco diferente. Es más parecida a la de los autores de Cyanide and Happiness. Este webcómic de formas simples se creó en 2004, está alojado en Explosm.net y sus autores son Kris Wilson, Rob DenBleyker, Matt Melvin y Dave McElfatrick.

palo-selfie

Acerca del Autor:

Periodista multitarea, multiplataforma y responsive. Peliculero. Más explicante que replicante. Corresponsal de guerra en la App Store y Google Play. Conspira, escribe posts, prepara lasañas de carbonita y hace unicornios de origami sentado en su sillón negro mientras acaricia a su gato. Una vez hizo sonreír a un Angry Bird. @juanrrisonford
×

Escribe un comentario