Apps y nuevos desarrollos para toda la gama de wearables inteligentes

| 5 abril, 2014 | 0 comentarios

Gafas, relojes, brazaletes y otros dispositivos inteligentes distintos al móvil. Hablamos mucho de los gadgets creados por potentes empresas, pero, en realidad, estos dispositivos no serían nada sin las empresas y desarrolladores independientes que dedican su tiempo a crear aplicaciones que las hagan realmente interesantes para el gran público.

Es el software, las aplicaciones que nos ofrecen, las que terminan por hacer que el usuario se decante por unas u otras herramientas. Y es aquí donde entran en juego pequeñas empresas que investigan, prueban y desarrollan nuevas funcionalidades. Tal es el caso de Intelygenz, una firma española nacida hace tan sólo diez años pero que ya se ha expandido por Perú, Colombia y Estados Unidos, y que desarrolla software a medida para otras compañías.desarrolladores_wereables

Esta semana hemos hablado con Paula Greco, directora de Comunicación de Intelygenz, que nos ha permitido probar y ver qué se puede hacer con estas herramientas,  muchas de las cuales todavía no están en el mercado.

Una de ellas es Oculus Rift una especie de casco de realidad aumentada, un dispositivo que originariamente nació circunscrito al mundo de los videojuegos pero para las que Intelygenz está desarrollando nuevas posibilidades. “Por ejemplo, en el mundo de la enseñanza, para que los alumnos puedan ver cómo eran las pirámides por dentro”, explica Greco. “O para elegir productos que queremos comprar sin tener que desplazarnos hasta la tienda. Incluso para el sector inmobiliario, que podría ofrecer una completa visita virtual a sus viviendas”. Al tratarse de una realidad en la que el usuario se sumerge completamente, permite incluso transmitir sensaciones, como por ejemplo la de conducir un coche de alta gama por lugares inhóspitos. Una experiencia absolutamente real –como nos demostraron con el ‘viaje’ por una interminable montaña rusa junto al mar gracias a la doble pantalla –una para cada ojo, creando así el efecto 3D-, y su amplitud de eje, lo que permite mirar hacia atrás, arriba o abajo y seguir inmerso en el mundo virtual.

Más conocidas son las Google Glass, que ofrecen una experiencia completamente distinta, más unida a la cotidianeidad del usuario y que permite hace más completas sus experiencias. Las probamos para hacernos a la idea de cómo funciona este artilugio que de momento está en fase beta y podemos afirmar que no son tan intrusivas como parecen, pues ni mucho menos tienes que estar continuamente mirando a la pantalla; no molestan a la hora de tener una conversación cara a cara y son extremadamente intuitivas de usar: tan sólo hay que utilizar el comando de voz adecuado.

¿Y qué podemos hacer con ellas? Paula Greco nos explica varias posibilidades aunque realmente las opciones son infinitas e irán creciendo con el tiempo. De momento, podemos realizar llamadas de teléfono (“Te devuelven la mano que te quitó el móvil”, como reza el eslogan oficial de Google); traducir de forma instantánea carteles en otros idiomas o realizar un foto o incluso un vídeo y compartir en tiempo real lo que estamos viviendo.

Las empresas ya empiezan a pelearse por ellas y piden desarrollos específicos que se ajusten a sus necesidades. Es el caso de Prosegur, con quien la firma ha llegado un acuerdo para que sus vigilantes puedan obtener datos importantes en caso de robo, así como consultar los planos de las instalaciones a las que se dirigen y puedan estar geolocalizados durante sus intervenciones.

Otro de los gadgets que hemos descubierto con Intelygenz es la pulsera MYO, un wearable en fase de desarrollo al que intentan buscar aplicaciones que tengan aceptación en el mercado. Básicamente, lo que hace este brazalete es recoger los impulsos del brazo y convertirlos en acciones. Algo que ya estamos acostumbrados a ver en dispositivos como la Wii (aunque el funcionamiento es distinto, porque ésta necesita tener al usuario delante) pero que podrían ofrecer multitud de funcionalidades para personas con problemas de movilidad.

myo_brazalete_inteligente

Todo un mundo de posibilidades que es posible gracias a la vocación innovadora de personas y empresas que buscan soluciones tecnológicas, como Intelygenz, que dedica buen parte de su prespuesto al I+D y que trabaja en red con otras compañías, en este caso gracias a contar con un equipo propio dentro del departamento de innovación de BBVA, y colaborar con los departamentos de investigación y desarrollo de grandes empresas en otros países, como Vodafone Global Enterprise en Reino Unido.

 

(Visited 33 times, 1 visits today)

Acerca del Autor:

Periodista, descubriendo el mundo de las Nuevas Tecnologías y cómo pueden ayudarnos a mejorar un poco el mundo. Apasionada por África y fundadora de Applicantes; intereses diversos, pero no excluyentes. En Twitter @alcojor

×

Escribe un comentario