Honor, la marca joven de Huawei que funciona como una startup

| 31 agosto, 2017 | 0 comentarios

BMW tiene Mini, Nike tiene Converse y Huawei tiene a Honor. Hace un par de años el fabricante chino comenzó a introducir su segunda marca, prácticamente sin decir que era suya. La firma quería que Honor creciera, se emancipara y se expandiera fuera de sus faldas, que siguiera su propio camino, pese a compartir y poder beneficiarse de toda la operativo del gigante del loto.

Honor surgió como un proyecto con un enfoque muy diferente al de su casa madre. En primer lugar, se originó como una ebrand, es decir, una compañía que solo vendía sus productos online. El objetivo era hacer frente al creciente éxito de Xiaomi, que por aquel entonces solo comercializaba en la Red. No tardó mucho en perder esa orientación digital y comenzar a vender también en retail. De hecho, en España sus terminales ya se pueden adquirir en comercios como Mediamarkt, The Phone House o Fnac y también a través de algunas operadoras como Telefónica.

La enseña también nació con un toque disruptivo. Iba a ser una especie de startup dentro de Huawei en la que las ideas y los proyectos locos que no tenían cabida en la firma principal -o que eran demasiado arriesgados para una marca convertida ya en algo mainstream- pudieran llevarse a cabo. Honor es ese hermano pequeño de la familia más joven, innovador y siempre a la última de las nuevas tendencias. Por supuesto, estos tres valores forman parte inherente de su imagen de marca.

En este sentido, la segunda marca de Huawei ha experimentado mucho con los colores. El modelo Azul Zafiro de su Honor 8 sería el más vendido con diferencia, según ha subrayado en una rueda de prensa el presidente glogal de Honor dentro de Huawei, Zhao Ming. El ejecutivo ha destacado otros tonos atrevidos, como el Gris Glaciar del Honor 9 y ha aprovechado para presentar un nuevo color “muy loco”, un azul claro al que han denominado Robin Egg Blue.

Para convertirse en lo que es hoy Honor ha hecho muchos esfuerzos en marketing, aunque no económicos, puesto que según Ming estos solo suponen el 3% de sus ingresos totales. La enseña ha establecido acuerdos con proveedores de juegos, creado experiencias para el cliente personalizadas, ha firmado partnerships con marcas de estilo de vida y ha contratado a influencers de todo el mundo como embajadores de marca para llegar al público que más le interesa: los millennials. Honor apunta a los más jóvenes pero con los más jóvenes en sus filas. La filial de Huawei cuenta con un 40% de su plantilla que tiene menos de 28 años.

En el primer semestre del año Honor fue la ebrand de smartphones que más unidades vendió en China, por encima de Xiaomi y Meizu. Distribuyó 26,3 millones de terminales, frente a los de 23,3 millones y 10,6 millones de sus competidoras.

Al margen de su presencia en Asia, y su foco en Europa, Honor se ha hecho fuerte en algunos mercados específicos. Por ejemplo, la compañía ha conseguido ser el primer fabricante de smartphones en Finlandia y el cuarto en Rusia, toda una proeza teniendo en cuenta el gran número de marcas que hay en dichos territorios en el campo de los teléfonos inteligentes. ¿Por qué este éxito en ambos países? “Los teléfonos de Honor ofrecen las funcionalidades que los consumidores quieren, una experiencia de usuario que inspira y todo a un precio razonable”, ha explicado el presidente de la marca.

(Visited 130 times, 1 visits today)

Acerca del Autor:

Periodista y blogger especializado en tecnología y cultura. Co-fundador y responsable editorial de Applicantes. Ex redactor jefe de Itespresso y colaborador de El Mundo (Fcinco) y El Español. Amante de la fotografía, el cine, los comics, los viajes y el buen humor. Seguir a @albertopayo
Filed in: Android
×

Escribe un comentario