La regulación supone el mayor freno para la internacionalización de las startups

| 6 febrero, 2019 | 0 comentarios

La regulación supone el mayor freno para la internacionalización de las startups

La regulación no deja avanzar a las pymes y startups que se dedican al ámbito digital y quieren expandir sus horizontes. Esta es la principal conclusión de un estudio presentado ayer en Madrid y que ha sido elaborado por la plataforma de pagos y tesorería Stripe y la firma VIGA research, contando con la participación de 9.000 ejecutivos de empresas de 15 mercados internacionales y de 10 industrias diferentes.

La internacionalización es fundamental en el mundo digital y un 70% de las compañías encuestadas ya venden fuera de su mercado local. En el caso de los negocios españoles el porcentaje es incluso superior y un 77% ya se ha internacionalizado. Si se compara esta cifra con las pymes no digitales, encontramos que solo un 2% vende fuera.

Por lo general, intentan ampliar miras en unos pocos meses. Seis de cada diez empresas online venden fuera durante su primer año de creación. Además, esta rapidez para ‘irse de casa’ parece que sale rentable. En los últimos cinco años las empresas que se han internacionalizado en su primer año de vida han crecido 141 puntos porcentuales en ingresos y 15 puntos porcentuales más rápido en plantilla que las empresas que tardar más en hacerse ‘multinacionales’.

¿Dónde prefiere internacionalizarse las pymes y startups españolas digitales? El 45% no se va muy lejos y se abre al mercado europeo. La segunda opción por proyección y tamaño de mercado seria Norteamérica. En tercer lugar, está Latam y Asia, con un 10%. Sin embargo, estos datos hay que cogerlos con pinzas mercado por mercado. En el caso de EE.UU sus startups digitales no necesitan tanto salir al extranjero por sus más de 500 millones de compradores potenciales. Francia, por ejemplo, no suele vender tanto a Europa. Para las empresas digitales galas el Viejo Continente solo supone el 29% de su mercado.

Con uno basta

Las herramientas digitales ejercerían como un facilitador para esa expansión internacional. Nueve de cada diez encuestados las consideran clave para vender más en otros países. La tecnología, según recoge el estudio, también habría dado lugar a un nuevo modelo de compañía: la multinacional unipersonal. Son negocios generalmente de ecommerce impulsados por un emprendedor que crecen rápidamente y sin empleados y se hacen internacionales porque su producto atrae a una audiencia global.

Ser profeta en tu tierra está complicado en esto de los negocios digitales. Menos de la mitad de los encuestados (44%) señala la dificultad de establecer una empresa en su país de origen. Los que más encuentran sencillo iniciar un negocio en su tierra son los nipones (77%), mientras que los italianos son los que lo ven menos fácil (19%). España está en segundo lugar. Solo el 29% ve sencillo montar una empresa aquí.

Los obstáculos para la internacionalización, sobre todo, vendrían por parte de las políticas gubernamentales. Más de un tercio de las empresas encuestadas identifican los impuestos (38%), las barreras regulatorias (36%) y las tarifas gubernamentales (34%) como los principales frenos de su expansión mundial.

Se calcula que los negocios online invertirían entre el 5,9% y el 37,8% de su beneficio neto en la regulación y cumplimiento cada año. Además, un 38% de los ejecutivos asegura dedicar semanas de su propio tiempo gestionando dichos problemas regulatorios.

El bloque regulatorio de España a la economía digital

En el desayuno de prensa estuvo presente el presidente de Adigital, Asociación Española de la Economía Digital, que cuenta con 550 asociados. Su director general, José Luis Zimmerman, incidió en que la cultura y la regulación son las principales barreras para la internacionalización. “El mercado europeo son 28 países diferentes y es excesivamente complejo, teniendo que cumplir con marcos normativos distintos. Esto resulta muy difícil para una pyme”, ha señalado.

Según Zimmerman, las pymes son las grandes perjudicadas y “olvidadas de todo esto”, resultando muy castigadas por los marcos regulatorios. En este sentido, el responsable de Adigital ha citado el reglamento de geoblocking por el cual estás obligado a vender pero no obligado a entregar. “Se supone que es para favorecer al consumidor, pero en la práctica castiga a la pyme. Hace que las diferencias entre una pyme y una gran empresa sea cada vez mayor”.

En el caso particular de España Zimmerman ha destacado que nos hayamos convertido en el cuarto o quinto mercado digital de la UE por el PIB y que en infraestructuras seamos “un país líder”. Sin embargo, critica que a nivel regulatorio “España no está entendiendo bien todo esto. Solo hay que ver lo que está ocurriendo como Cabify y Uber, que en realidad es un tema de seguridad jurídica y de cambio de reglas”.

Como ejemplos de estas trabajas regulatorias el director general de Adigital ha citado la férrea política de protección de datos que tenía España en comparación con otros vecinos europeos (hasta que llegó la unificación con la RGPD) y que seamos el único país que está a punto de aprobar la tasa digital. “España no está apostando regulatoriamente por la economía digital”, asevera. “En España se castiga el crecimiento de una empresa a nivel fiscal. Eso machaca a las pymes. Aunque se está hablando de un marco normativo para startups, aún queda por ver qué ocurrirá”, concluye.

Alberto Payo

Alberto Payo

Periodista especializado en tecnología y cultura. Co-fundador y responsable editorial de Applicantes. Ex redactor jefe de Itespresso y colaborador de El Mundo (Fcinco), Muy Interesante, Business Insider, BYZness, Merca2 y Dipcom Corporate. Amante de la fotografía, el cine, los comics, los viajes y el buen humor.
Seguir a @albertopayo
Alberto Payo
Filed in: Startups
×

Escribe un comentario