The App, la aplicación que te ofrece la felicidad a cambio de tu libre albedrío

| 8 Noviembre, 2016 | 0 comentarios

the-app-corto

Imagina que existiera una aplicación móvil que te garantizara triunfar en la vida y alcanzar la felicidad. Para obtenerla tendrías que pagar un precio muy alto que para algunos quizás no lo es tanto: hacer todo lo que el software te pide. Todo va bien, hasta que un momento dado la app te propone que te suicides. ¿Qué harías? Este es el dilema que plantea de ‘The App’, un cortometraje que se acaba de estrenar y que ya ha sido premiado en la Semana Internacional de Cine de Valladolid. Está protagonizado por el prolífico Carlos Areces y en él también participan Hugo Silva y Ana Blanco. Su director, Julián Merino, ha charlado con Applicantes sobre cine y tecnología.

– ¿Cómo se te ocurrió la idea para el argumento del corto?

La idea inicial no era hacer un corto sino una app. La aplicación consistía en recopilar el mayor número de datos del mayor número de gente posible, contando con el consentimiento de los usuarios. Wasaps, e-mails, llamadas telefónicas, extractos bancarios, redes sociales, toda aquella información que pudiera crear un perfil lo más exacto de las personas adscritas a la app. Con esos datos la aplicación se encargaría de saber lo que desea el cliente antes de que este se lo planteara y lo haría posible. Le proporcionaría entretenimiento (música, cine, videojuegos…),  relaciones (amistad, amor, trabajo…), salud (hábitos de vida saludable, seguros, tratamientos…), experiencias (viajes, restaurantes…) y un largo etcétera. Lo único que tendría que hacer el usuario sería seguir los pasos que dictase THE APP. Se sacrificaría el libre albedrío a cambio de la felicidad.

Al ver la magnitud inabordable del proyecto y viendo la parte diabólica del mismo decidí hacer un cortometraje, más adecuado a mis capacidades.the-app-cartel

– ¿Hay alguna app en concreto que te haya inspirado para la trama?

– No, aunque los proyectos de Big Data sí han influido en la idea principal del cortometraje.

– ¿Cómo convenciste a Carlos Areces y Hugo Silva para participar en el proyecto?

– Si bien conocía a personas muy cercanas a Carlos Areces, protagonista de THE APP, opté por hacerle llegar a su agente el guión. Ella defendió desde el primer momento la historia y fue clave para que Carlos aceptara trabajar con nosotros. Un privilegio, tanto por su interpretación como por su disposición al trabajo. Con Hugo Silva fue aún más fácil. Hugo y yo estudiamos arte dramático juntos y aunque la relación fue excelente perdimos el contacto, Carlos se ofreció a comentarle el proyecto y él aceptó. ¡Otro privilegio!

– ¿Qué novedades aporta The App respecto a tus cortometrajes anteriores? ¿Qué has aprendido rodándolo?

– Yo soy realizador de Informe Semanal de TVE y mi otro corto “ABSOLUTAMENTE PERSONAL” contaba con una tecnología más cercana a la televisión que al cine. Y aunque fue muy premiado y llegamos a ser uno de los 15 candidatos a los Goya 2015, no tenía esa factura de cine que tiene ahora THE APP. Aparte de la factura técnica el guión de THE APP es más maduro. Todo el equipo hemos aprendido muchas cosas, fotografía, interpretación, arte, producción, sonido… Dirigir un cortometraje es un máster, es la práctica perfecta. Al igual que dirigir un largometraje.

the-app-carlos-areces-hugo-silva

– ¿Hay muchos Benitos en la vida real?

Gente que se deja dirigir sin hacer muchas preguntas. Pues claro que los hay. De hecho todos somos un poco Benito.

– Julián, ¿qué apps son las que te dan a ti la felicidad?

– Estoy relativamente poco habituado a las nuevas tecnologías. Las uso, sí. Pero fui el último de mis amigos en tener WhatsApp, no uso Twitter y mi página de Facebook tiene solo unos pocos días. Uso el Google Maps como navegador y me apasiona el Google Earth desde su aparición. Olvidaba decir que voy por el nivel 20147 del Candy Crush, aunque tiene truco, porque mi mujer y yo jugamos desde la misma cuenta. Pero me pregunto si utilizaría THE APP. Probablemente caería en la tentación.

– ¿Crees que la tecnología ha sustituido a otras cosas o experiencias más tangibles como vía de satisfacción?

– Seguro que sí. Pero también ha facilitado que tengamos experiencias reales. La tecnología nos permite elegir mejor esas experiencias (hoteles, viajes, contactos, trabajos, restaurantes…). La ingente cantidad de información de la que disponemos en Internet nos ayuda a elegir mejor y en definitiva ha cambiado nuestras vidas.

Acerca del Autor:

Periodista multitarea, multiplataforma y responsive. Peliculero. Más explicante que replicante. Corresponsal de guerra en la App Store y Google Play. Conspira, escribe posts, prepara lasañas de carbonita y hace unicornios de origami sentado en su sillón negro mientras acaricia a su gato. Una vez hizo sonreír a un Angry Bird. @juanrrisonford
×

Escribe un comentario