iPush: “No queremos ser un juguete puramente sexual”

| 25 julio, 2019 | 0 comentarios

iPush: "No queremos ser un juguete puramente sexual"

Las nuevas tecnologías están irrumpiendo en cómo vivimos y experimentamos el sexo, definiendo nuevas formas de disfrutar en soledad o compañía. En este sentido han surgido todo tipo de aplicaciones y gadgets. Sin embargo, muchas veces las invenciones se centran en el placer por el placer, contribuyendo a esa frialdad que ya de por sí tiene experimentar sexo a través de una pantalla.

Una compañía española ha creado una tecnología que pretende hacer la experiencia de tener relaciones sexuales en la distancia más realista y cercana, más parecida a la que se experimenta con el contacto físico. Su nombre es iPush. Su creador, David Cantón, nos explica cómo funciona y cuáles pueden ser sus utilidades para el campo de la salud sexual.

– ¿Cómo surgió la idea de iPush?

– La idea surgió en una charla con unos amigos sobre tecnología sexual, a raíz de una noticia top del momento que hablaba del primer prostíbulo mundial de muñecas realistas de silicona. Me llamó la atención que todas las invenciones que se hacen en esta área sean con fines puramente pornográficos y placenteros. Entonces surgió una especie de brainstorming y allí nació la semilla de iPush. Pasados unos días no me quitaba la idea de la cabeza y comencé a darle forma llegando a patentarla en diciembre de 2018.

Nos sorprendió la acogida en prensa y radio nacional e internacional, más de 40 medios se hicieron eco del proyecto, incluso en medios top.

– ¿Cómo funciona iPush? ¿Qué particularidades tienen los vibradores?

– No son exactamente vibradores. El sistema iPush se compone de dos dispositivos electrónicos, un modelo para hombre que imita a una vagina o un ano y otro modelo unisex que imita un pene, que se conectan entre sí mediante una red social propia desde cualquier parte del mundo a través de Internet. El usuario que adquiere el producto puede descubrir a otros usuarios de iPush, conectar con ellos, chatear y disfrutar de la experiencia iPush.

Mediante nuestro sistema, ofrecemos a los usuarios una experiencia sexual muy cuidada y cercana a lo real. Somos capaces de reproducir mediante una sofisticada electrónica en los dispositivos, sensaciones que se tienen durante el coito, como pueden ser presión, humedad, temperatura, vibración y movimiento.

Es decir, ambos dispositivos conectados recrearán en su interior el mismo nivel de humedad y temperatura que haya en el otro, además, el dispositivo unisex extenderá el pene en la misma medida que el otro usuario lo esté introduciendo, y se recogerá cuando el usuario lo esté sacando. Y todo esto en tiempo real. Para dotar aún de más realismo a la experiencia, los dispositivos están dotados de sensores en su carcasa que van a reproducir en forma de vibración háptica, contactos de otras partes del cuerpo, como puede ser la región púbica.

iPush Connect, que es como se llama nuestra red social exclusiva para los usuarios del producto, transmitirá datos recogidos de los diferentes sensores y los replicará en el otro que está conectado a la experiencia, de esta manera, los usuarios podrán disfrutar de una experiencia en tiempo real y que, opcionalmente, permitirá a los usuarios verse y oírse.

iPush: "No queremos ser un juguete puramente sexual"

– ¿Cómo pensáis que vuestra tecnología puede mejorar las relaciones de pareja a distancia?

– iPush está diseñado para un amplio público, no solo para parejas a distancia. Más allá de lo puramente sexual, que es lo primero que se te viene a la mente cuando conoces el proyecto, iPush está diseñado para ayudar a solucionar necesidades médicas y sociales como, por ejemplo, personas que por cualquier dificultad física o mental, no quieran o no puedan salir de casa, por lo que conocer a otras personas les es imposible o muy complicado.

Hablamos de personas con discapacidad, personas con depresión o introvertidas, hablamos de parejas en terapia. Nuestro producto les ayudará a romper el hielo sin contacto físico y redescubrir a su pareja con nuevos métodos. En el caso de hombres con problemas de eyaculación precoz podrán “entrenarse” en condiciones muy parecidas a un coito real y la app les va a monitorizar cada eyaculación y gamificará la experiencia para animarles cada día a superarse. Por supuesto, también hablamos de cualquier persona que quiera utilizar el producto para divertirse y conocer otras formas de disfrutar del sexo con otros usuarios de cualquier parte del mundo.

Es inevitable relacionar el iPush con el mercado del Porno y el placer, generando una especie de broma con el tema y discutiendo poco su aprovechamiento y sus posibles aplicaciones en términos de salud sexual.

Todavía se habla poco de salud sexual, pero los estudios indican que puede tener un efecto protector en la esperanza de vida de los hombres y de las mujeres. Sin embargo, la actividad sexual en la adolescencia predijo un mayor riesgo de mortalidad, lo que sugiere la importancia de discutir con seriedad este problema de salud sexual.

La actividad sexual, además, está asociada con tasas más bajas de depresión tanto para mujeres como para hombres. La depresión es una preocupación importante en la salud pública e incluso está relacionada con otras enfermedades, como el cáncer, donde al menos 15-20% de los sobrevivientes de cáncer tendrán niveles incapacitantes de sufrimiento, como ansiedad o depresión, dentro de los 10 años posteriores al diagnóstico. inicial. Utilizando soluciones innovadoras en Salud Sexual podemos ayudar en la gestión de diversas enfermedades. Entonces, ¿cuándo vamos a comenzar a hablar seriamente sobre la salud sexual e invertir en el desarrollo de innovaciones tecnológicas para este problema?

iPush: "No queremos ser un juguete puramente sexual"

¿Qué características o funcionalidades incluye la aplicación exactamente?

iPush Connect ofrece de forma exclusiva para los usuarios del producto, un mundo de posibilidades. Los usuarios podrán descubrir a otras personas en cualquier parte del mundo, de forma libre o aplicando filtros de afinidad como pueden ser intereses y hobbies, permitiéndoles conectar, chatear, verse y oírse y, por supuesto, disfrutar de una experiencia iPush.

La app ofrece a los usuarios un modo solitario, en el que pueden disfrutar de las sensaciones que se obtienen con el dispositivo de forma offline y sin necesidad de estar conectado con nadie.

El dispositivo masculino tiene una opción especial en la app, un “entrenador personal” para personas con problemas de eyaculación precoz, en la que el usuario puede entrenar en unas condiciones muy parecidas a un coito real. De esta forma la app puede registrar los tiempos y gamificar la experiencia para animar al usuario a superar la marca anterior.

Otra característica a destacar es una función especialmente diseñada para parejas. Esta te permitirá conectar directamente con la persona que deseas, enviando un enlace desde la app por WhatsApp, Telegram o Facebook.

Es importante subrayar también que la app dispone de opciones para preservar la intimidad del usuario que lo desee, evitando mostrar información personal y evitando también guardar cualquier tipo de registro, ya sean chats, conexiones, visitas, etc.

iPush: "No queremos ser un juguete puramente sexual"

– ¿Hay límite de usuarios/as con los que se puede conectar en la app?

– Cualquier usuario poseedor de un dispositivo puede acceder a la app pero la experiencia iPush solo pueden disfrutarlas dos personas al mismo tiempo en cada sala o chat, sea cual sea la combinación de dispositivos. Es decir, no es necesario que ambos usuarios tengan dos dispositivos diferentes, de hecho, dos personas con un dispositivo masculino pueden disfrutar de la experiencia, dos personas con un dispositivo unisex también. La app reconoce los tipos de dispositivos que son y sabe qué estímulos debe reproducir en cualquier caso.

– ¿Qué coste tendría vuestra tecnología?

– Existirá en el mercado una versión Lite con un coste por dispositivo inferior a los 100€ y luego una versión Premium que rondará los 199€.

Las diferencias entre ambas versiones es que en la versión Premium el usuario podrá personalizar el producto, pudiendo cambiar en el caso del dispositivo unisex el pene con diferentes formas y tamaños, y en el caso del masculino, con diferentes formas y colores. También existen diferencias en las funcionalidades físicas.

El acceso a la app y a todas sus funcionalidades será gratuito.

– ¿No suena todo esto un poco a episodio de Black Mirror?

– Nos lo dicen mucho. En cualquier caso, nos alegra. El hecho de que nos relacionen con la serie quiere decir que nuestro proyecto es disruptivo e innovador. El proyecto no tiene nada de mágico, simplemente es ingeniería orientada a la salud sexual. Por desgracia, en nuestro país todavía existe mucho tabú con este tema.

Cuando el proyecto saltó a la prensa, recibimos muchísimos mensajes de ánimo y felicitaciones en las redes sociales de personas que de verdad necesitan el producto, de personas que por la razón que sea ven las redes sociales son la única ventana para conocer y relacionarse con otras personas. En ese momento entendimos que nosotros queremos trabajar para ellos.

iPush: "No queremos ser un juguete puramente sexual"

– ¿Sería factible que un hacker comprometiera alguno de los vibradores?

– En iPush nos tomamos la ciberseguridad y la privacidad muy en serio. Yo soy ingeniero informático y en el equipo hay dos más. Es por eso que conocemos de primera mano los problemas que puede acarrear la ciberdelincuencia en cualquier sistema digital. Por nuestra parte, vamos a poner todo nuestro conocimiento para dotar al sistema de todos los blindajes posibles para hacer de iPush un sistema seguro.

– ¿Habéis recibido alguna oferta o sugerencia para combinar iPush con algún servicio de dating, contactos o webcams?

– Sí, concretamente para una conocida web de chicas en webcam, pero nosotros creemos en iPush como en una herramienta para romper barreras en las relaciones interpersonales de personas que lo necesitan, no queremos que sea un juguete puramente sexual y que además esté vinculado a una actividad que no compartimos.

– A nivel de financiación, ¿de dónde surge el capital? Probasteis suerte con el crowdfunding, ¿no? 

– Al principio decidimos lanzar por el proyecto por Kickstarter pero fue rechazado por ser un proyecto de índole sexual. Luego lo lanzamos por Indiegogo y fue aprobado, pero tuvimos que eliminar la campaña porque todos los proveedores de anuncios a los que recurrimos para llevar la campaña a más público nos bloquearon por las mismas razones.

Afortunadamente el proyecto se hizo viral en prensa, radio y redes y nos llegaron muchas ofertas de inversión privada.

Actualmente hemos firmado con un venture capital de Madrid y gracias a ellos en estos momentos estamos construyendo los dispositivos.

– ¿Qué podemos esperar de iPush en el futuro?

– Queremos que iPush se consolide en el mercado como una de las empresas más importantes en tecnologías para la salud, tecnología con propósito.

Tenemos en nuestro roadmap dos productos más, uno para personas invidentes y otro para la Tercera Edad. Nos mueve el que nuestra tecnología ayude a mejorar la vida de quien más lo necesite.

Alberto Payo

Alberto Payo

Periodista especializado en tecnología y cultura. Co-fundador y responsable editorial de Applicantes. Ex redactor jefe de Itespresso y colaborador de El Mundo (Fcinco), Muy Interesante, Business Insider, BYZness, Merca2 y Dipcom Corporate. Amante de la fotografía, el cine, los comics, los viajes y el buen humor.
Seguir a @albertopayo
Alberto Payo
×

Escribe un comentario