¿Sabías que en Singapur existe una app para alquilar paraguas?

| 17 junio, 2019 | 0 comentarios

¿Sabías que en Singapur existe una app para alquilar paraguas?

Seguro que en más de una ocasión has salido de casa pensando que iba a hacer un día soleado -o sin haber mirado por la ventana o el tiempo en tu móvil- y te has visto sorprendido por una lluvia inesperada. Probablemente hayas llegado calado a la oficina, a la universidad o al lugar donde te dirigieras. O puede que te hayas visto obligado a comprar uno de esos paraguas maluchos que suelen vender los comerciantes chinos a la salida del metro.

En Singapur han ideado una solución para que esto no vuelva a ocurrirte. Llevando la economía colaborativa al extremo, ahora es posible alquilar un paraguas durante unas horas mediante una aplicación móvil. Sí, exactamente como si fuera un patinete o una moto eléctrica.

Nestia, una app que ofrece numerosos servicios en Singapur que incluyen noticias, lotería, servicios domésticos, transporte, etc es la empresa que comenzó a ofrecer estos paraguas compartidos allá por finales de 2017. El servicio ha continuado usándose con éxito desde entonces.

¿Sabías que en Singapur existe una app para alquilar paraguas?

Para efectuar el renting, solo hay que escanear un código QR en una máquina. Los usuarios que deseen disponer de uno de los paraguas de alquiler deben dejar un depósito de unos 7,15 dólares, que es devuelto una vez es entregado. En principio disfrutar de un paraguas durante unas 24 horas a través de la aplicación cuesta unos 0,65 dólares.

En un principio se desplegaron una docena de puntos para poder dejar los paraguas, pero ya hay muchos más a lo largo y ancho de la ciudad-estado. El servicio da la posibilidad de cogerlos y dejarlos en cualquiera de estos emplazamientos.

Para contextualizar un poco, hay que explicar que en algunos países de Asia no solo utilizan los paraguas para protegerse de la lluvia, sino también como parasoles. En primer lugar, tienen mucha conciencia con la protección solar. Además, culturalmente en algunos países orientales, a diferencia de lo que ocurre en Occidente -y particularmente en España-, ponerse moreno no está muy bien visto, ya que implica que se desempeña un trabajo al aire libre. Es decir, estar moreno se asocia con ser de clase más baja, por lo que permanecer blanco no es solo un estándar de belleza sino también un indicativo de clase.

Alberto Payo

Alberto Payo

Periodista especializado en tecnología y cultura. Co-fundador y responsable editorial de Applicantes. Ex redactor jefe de Itespresso y colaborador de El Mundo (Fcinco), Muy Interesante, Business Insider, BYZness, Merca2 y Dipcom Corporate. Amante de la fotografía, el cine, los comics, los viajes y el buen humor.
Seguir a @albertopayo
Alberto Payo
×

Escribe un comentario