El valor de las ideas en la creación de aplicaciones

| 1 agosto, 2012 | 0 comentarios

Ves un producto en televisión o lees una noticia en el periódico sobre un nuevo negocio y piensas, a mí se me ocurrió primero. Sí, pero se te han adelantado. En el mundo de la movilidad ocurre lo mismo. Y como en otros ámbitos, la barrera del conocimiento es importante.

El catálogo de aplicaciones disponibles en las tiendas de las diferentes plataformas es inmenso. Por eso, lo normal es pensar que está todo inventado. Pero las grandes oportunidades que ofrece este sector invitan a muchos a pensar que todavía hay margen en el mercado para nuevas ideas.

Pero, ¿son realmente nuevas? En ocasiones, han contactado con nosotros con una pregunta similar a ésta: Tengo una idea muy buena, pero no tengo ni dinero ni conocimientos técnicos para desarrollarla. ¿Qué puedo hacer? La respuesta no es sencilla. En primer lugar, revisa bien el AppStore, Google Play y otras stores. Puede que la novedosa idea ya ocupe las primeras posiciones del ranking. Si en la búsqueda no has encontrado nada que se le parezca, puedes dar el siguiente paso.

La fórmula del éxito

Por una lado, se podría decir que una idea prometedora sin capacidad para llevarla a cabo, no vale nada. Más o menos las ideas son como las palabras: tienen fuerza sobre el papel, se enriquecen cuando son entendidas y adquieren poder cuando cobran vida. Desgraciadamente, para convertir una idea en algo real, se necesitan unos conocimientos, o al menos contar con dinero para que alguien que sí tenga esa capacidad pueda desarrollar nuestro proyecto.

Tú eres el primero que tienes que confiar en tu idea, defenderla y saber venderla bien. ¿Serías capaz de pedir un préstamo o de invertir tus ahorros? Entonces ¡adelante! Con una buena idea, puedes recuperar la inversión relativamente rápido. Si te planteas esta cuestión y tu respuesta es negativa, entonces no pierdas el tiempo. Puede que la idea no sea tan buena.

Si después de darle una pensada sigues convencido de que el proyecto que tienes entre manos es prometedor, tienes dos opciones:

– Hay desarrolladores independientes a los que puedes recurrir. Coméntales la idea y negocia con ellos el modelo de negocio. Si el problema es la confianza, siempre puedes recurrir al NDA (Non Disclosure Agreement) para evitar que unos meses después veas que tu idea sí que era buena, pero ha tomado forma sin que tu nombre figure por ninguna parte.

Hazlo tú mismo. En el mercado existen múltiples herramientas para crear tus propias aplicaciones sin necesidad de tener conocimientos de programación o diseño. Algunos ejemplos que puedes probar son Apps Builder, Mobile Conduit, App Breeder o App Makr. El sector de la movilidad no cierra las puertas a proyectos no profesionales y a diario surgen nuevas iniciativas para promover la entrada en el mercado de nuevos actores. Recientemente hemos oído hablar de AppStori, una plataforma con el espíritu del crowdfunding, en el que, además de contribuir con dinero, se permite la participación de cualquier persona para aportar ideas, sugerencias o probar la aplicación.

 Como conclusión, piensa sobre esto:

– Una idea sólo vale cuando alguien está dispuesto a pagar por ella.

– Un producto es la suma de una idea más la ejecución. O dicho de otra manera, como explica Derek Sivers, las ideas sólo son un multiplicador de la capacidad de ejecución: Si no hay idea ni capacidad para ejecutarla, no hay producto.

*Artículo elaborado por Mobivery

Mobivery es una empresa especialista en soluciones para el nuevo canal móvil que desarrolla apps, diseña la estrategia móvil de sus clientes y cuenta con servicios de gestión de las aplicaciones como MALCOM.  Con el sello Mobiguo produce sus propias aplicaciones. Junto a General Mobile participa en el estudio de juegos Bravo Games Studios. En 2011 fue elegida como la mejor empresa para trabajar en España, siéndole otorgado el galardón Best Workplaces Pymes España.

Acerca del Autor:

En Applicantes también tienen cabida los artículos y textos de los especialistas y profesionales en la industria de las aplicaciones.
Filed in: Opinión
×

Escribe un comentario