Toca Boca, adquirida por la juguetera Spin Master

| 26 Abril, 2016 | 0 comentarios

toca-boca-apps

Cinco años después de su creación, el estudio de desarrollo de aplicaciones infantiles y juegos Toca Boca, que funcionaba como una startup dentro de la compañía sueca bicentenaria Bonnier, ha sido comprado por el fabricante de juguetes canadiense Spin Master.

Los títulos de Toca Boca (entre los que se encuentran Toca Dance, Toca Kitchen, Toca Life, Toca Boo o Toca Nature) han conseguido hasta la fecha más de 140 millones de descargas y están presentes entre los primeros puestos de las aplicaciones de pago de la App Store en la categoría de Niños. Actualmente, ocho de los veinte primeros escalafones de este ranking en EE.UU estarían ocupados por apps con el sello de esta firma.

Por su parte, Spin Master produce todo tipo de juguetes, juegos online y hasta shows de televisión a través de su filial Spin Master Entertainment. Su serie más famosa es, probablemente, la Patrulla Canina. En 2013 también se hicieron con una marca que seguro les suena a aquellos de nuestros lectores que superen la treintena: Meccano.

La operación supondrá que el centenar de trabajadores de Toca Boca pasará a trabajar para la compañía juguetera (que cuenta con un millar de empleados), al igual que los de Sago Mini, otro estudio de aplicaciones que la sueca había adquirido previamente. Los términos económicos del acuerdo no han salido a la luz.

Los títulos de Toca Boca se han labrado muchos pequeños seguidores y grandes. Los padres también son fans de la marca por sus pasatiempos imaginativos y abiertos que permiten a los niños interactuar con varios elementos. Se trata de una especie de adaptación digital de los juegos para niños de toda la vida más que de mobile games con niveles propiamente dichos.

Acerca del Autor:

Periodista multitarea, multiplataforma y responsive. Peliculero. Más explicante que replicante. Corresponsal de guerra en la App Store y Google Play. Conspira, escribe posts, prepara lasañas de carbonita y hace unicornios de origami sentado en su sillón negro mientras acaricia a su gato. Una vez hizo sonreír a un Angry Bird. @juanrrisonford
×

Escribe un comentario