Oh…Sir!, un simulador de insultos al estilo de los Monty Python

| 30 Diciembre, 2015 | 0 comentarios

oh-sir-juego-monty-python

Si sois aficionados al humor británico del siglo pasado y en especial al de los Monty Python, seguro que recordaréis el famoso e hilarante sketch de la pajarería en el que un cliente reclama que ha comprado un loro muerto y el dependiente se lo niega con todo tipo de escaramuzas.

Inspirada en esta pieza humorística, Vile Monarch y Gambitious Digital Entertainment han desarrollado Oh… Sir!, un juego móvil multijugador en el que podemos transformarnos en un correcto y educado caballero y crear todo tipo de insultos absurdos para dañar a nuestro oponente.

En Oh…Sir! las faltas de respeto se generan combinando improperios de un tablero común que es compartido por ambos jugadores. El objetivo es crear frases con sentido gramatical correcto para propinar el mayor daño posible a nuestro adversario y que su barra de honor (en la parte superior) se vaya reduciendo paulatinamente. Sobre la mesa, hay dos tazas de té. Cuando quieras recibir una nueva remesa de insultos, da un trago de la tuya.

Si la frase que se elabora no tiene sentido o no encaja con el insulto escogido, las palabras se volverán en nuestra contra y será nuestra barra la que decrezca.  La partida concluirá cuando uno de los dos se quede sin honor.

El juego está disponible en la App Store y Steam de manera gratuita, aunque solo en inglés. Si has visto la serie Flying Circus (en la que se incluye el sketch) en versión original, quizás juegues con ventaja en este Street Fighter de los gentlemen.

Y ahora algo completamente diferente: un chismorreo. Oh…Sir! se creó en tan solo 42 horas durante un evento de amJam, quedando en segundo lugar de la competición.

App Store

Acerca del Autor:

Periodista multitarea, multiplataforma y responsive. Peliculero. Más explicante que replicante. Corresponsal de guerra en la App Store y Google Play. Conspira, escribe posts, prepara lasañas de carbonita y hace unicornios de origami sentado en su sillón negro mientras acaricia a su gato. Una vez hizo sonreír a un Angry Bird. @juanrrisonford
×

Escribe un comentario