L’ Almendra: “Explicamos las noticias con todos sus enredos”

| 5 febrero, 2015 | 0 comentarios

l-almendra-app

En Applicantes ya os hablamos en su día del nacimiento de L’ Almendra, una revista para iPad que aspira a ser mucho más que una guía de ocio de Madrid. Por ello, la historia o la cultura de la capital comparten espacio en sus páginas con anécdotas, recomendaciones e incluso entrevistas (en el último número, el protagonista fue el chef Diego Guerrero).

En los últimos días hemos podido hablar con Mario A. Avellaneda, uno de los cofundadores del magazine. Entre otras cosas, nos ha explicado cómo se pone en marcha una publicación gratuita para tabletas, cómo se atrae al público y, tal vez lo más importante, cómo se consigue que todo eso sea rentable…

– L’ Almendra fusiona la información pura y dura, como las entrevistas, con otro tipo de contenidos vinculados al ocio, como las recomendaciones de establecimientos… ¿Por ahí pasa el futuro del periodismo?

– Creo que sí. La competencia hoy en día es voraz. Siendo pequeños como nosotros, intentar montar una revista o una guía del ocio al uso sería absurdo. Ni a la gente le gusta ya, ni a nosotros nos gusta, ni vas a poder competir con las grandes cabeceras. ¿La clave dónde está? En buscar aquello que te diferencie. En nuestro caso es volver a las historias, combinar, como dices, recomendaciones con periodismo. No queríamos quedarnos sólo en la reseña, porque para eso ya existen decenas de blogs muy buenos, sino además buscar la historia de las personas que hay detrás.

Y creo que esto es una tendencia que cada vez se irá imponiendo con más fuerza en el periodismo… El volver a las raíces. O al menos eso espero. Ya no vale quedarse en contar la noticia. La clave está en quién te va a explicar esa noticia para que la entiendas bien, con todos sus enredos, y para eso hay que investigar, moverse, explorar.

l-almendra-madrid

– Una vez definidos los contenidos de la revista, ¿os costó decidir vuestro modelo de negocio?

– Sí que nos planteamos diferentes modelos. Barajamos el tema del pago por descarga, pero lo descartamos porque competir con toda la información gratuita que los lectores pueden encontrar en internet es imposible. Aunque diéramos al público excelentes razones para comprar nuestro producto, la gente ya está mal acostumbrada a que lo digital sea gratis… Es una pena, pero es así. Hoy en día la gente lee mucho los blogs… ¿Conoces alguno de pago?

De hecho, parece que cuando cobras, la percepción sobre tu producto cambia y se vuelve negativa. Yo he visto en la App Store decenas de comentarios del tipo: “Está bien, es genial, pero hay que pagar….” o  “menudo robo, dicen que es gratis y luego te cobran por cada número”. Nosotros no nos podíamos permitir ese tipo de comentarios negativos, y por eso lo descartamos.

Un modelo que todavía está sobre la mesa es el de la suscripción voluntaria. En Estados Unidos alguna revista nueva como nosotros ya lo ha hecho y la gente ha respondido positivamente. La publicación seguiría siendo gratuita, pero le daríamos la opción al lector de suscribirse anualmente por una cantidad. En realidad, lo que se busca con esa estrategia es despertar la empatía del lector y que piense “esta gente se lo curra, me está dando su trabajo gratis, voy a aportar”. Está claro que este modelo no está pensado para ser ni la principal ni la única fuente de ingresos, pero todo cuenta. Algo parecido hizo Thom Yorke con el álbum ‘In Rainbows’ de Radiohead en 2007 y no les fue mal.

– ¿Y entonces cómo se financia una revista gratuita?

– Nosotros hemos planteado el proyecto en varias fases, cada una con diferentes tipos de financiación. En esta primera fase del proyecto (lanzamiento), que es donde estamos ahora mismo, nuestra principal vía de financiación es el capital privado que yo he puesto. Nuestro objetivo con estos primeros números es darnos a conocer, llegar a la mayor cantidad de gente posible y fidelizar al público para luego poder hablar con posibles anunciantes. A menos que tengas muy buenos contactos es imposible que un anunciante confíe en una publicación nueva y pequeña como L’ Almendra. Yo lo intenté en su día a través de alguna agencia de medios y me respondieron que hasta que no tuviera cierto número de descargas no volviera por allí…

l-almendra-ipad

– ¿Crees que esos anunciantes conocen realmente las posibilidades publicitarias que ofrece un magazine para tabletas?

– Una revista de este tipo se presta a cualquier tipo de formato. En realidad, las publicaciones digitales no han descubierto ningún tipo de formato publicitario nuevo, pero han mejorado lo que había, eso sí. Lo que ofrecemos a los anunciantes es precisamente la interactividad que el lector puede tener con las inserciones, creando anuncios de calidad. Por ejemplo, ¿qué te molaría más: una página con la foto del coche último modelo de X marca o una página donde puedas cambiarle el color a ese coche, las ruedas, etc.? Yo creo que la segunda es mejor y más efectiva. O, por ejemplo, en un publirreportaje de cualquier producto, darle la opción al lector de adquirirlo ahí mismo, desde la revista. Sin salirse, sin ir al navegador. Todo dentro de la misma experiencia.

Se trata de enganchar al lector, que pase tiempo con tu anuncio, algo muy difícil hoy en día. Sin embargo, yo diría que el 90% de los anunciantes en España todavía tienen los ojos puestos más en la cantidad que en la calidad. Prefieren el pop-up que todo el mundo cierra apenas se abre en la web, porque potencialmente lo van a ver millones de personas, que un anuncio en una revista para iPads. Claro, eso también requiere darle más vueltas al anuncio o una inversión extra, porque ya no te vale la foto que has sacado para todos tus anuncios y muchos no están dispuestos a eso. Tendrá un alcance mucho menor, pero estoy seguro de que va a ser más efectivo, incluso para la misma imagen de la marca.

El problema es que eso el anunciante todavía no lo ve. Al menos no en España. Estados Unidos es otra historia… Allí siempre van por delante y la inversión publicitaria en revistas para tablets está creciendo año tras año.

– Hay quien se excusa en que es más difícil medir el impacto…

– Al igual que para la web, existen varios sistemas de analytics, tanto de pago como gratuitos, que te permiten medir casi todo: usuarios recurrentes, países de conexión, tiempo invertido en cada página, número de clics, etc.

----------------------------

Ahora puedes leer los artículos de Applicantes en Google Currents. Suscríbete gratis.

(Visited 17 times, 1 visits today)

Acerca del Autor:

Cofundador de Applicantes. También escribo sobre asuntos económicos y financieros en prensa escrita y sobre tecnología en webs especializadas. Puedes escribirme a [email protected], encontrarme en LinkedIn o seguirme en Twitter.

×

Escribe un comentario