Instagram y Snapchat, las redes sociales que más perjudican la salud mental de los jóvenes

| 22 Mayo, 2017 | 0 comentarios

¿Cómo influyen las apps de corte social en la mente de los millennials? Es una pregunta que la Real Sociedad para la Salud Pública de Reino Unido (The Royal Society for Public Health), consciente de la gran penetración de estas herramientas entre los más jóvenes (90%), ha querido resolver a través de un estudio llamado #StatusOfMind. Para su elaboración ha tenido en cuenta las opiniones de 1.479 personas con edades comprendidas entre los 14 y los 24 años.

La encuesta pedía a los participantes que respondieran a una serie de cuestiones sobre cómo YouTube, Instagram, Snapchat, Facebook y Twitter impactaban en su salud mental y bienestar en ámbitos como la imagen corporal, la ansiedad, la depresión, la soledad o el bullying. Simplemente tuvieron que evaluar 14 aspectos para cada uno de estos servicios.

Los resultados no dejan lugar a dudas. YouTube sería considerada como la red social que tiene el impacto más positivo en la salud mental, seguida por Twitter y Facebook. Las peores puntuadas son Instagram y, después, Snapchat. La filial de Facebook tiene muchos puntos negativos en cuanto al sueño, la imagen corporal, el síndrome conocido como ‘miedo a perderse algo’ o el bullying. No obstante, sí que está bien puntuada en aspectos como la autoexpresión o la autoidentidad.

“Es interesante ver que Instagram y Snapchat hayan sido listadas como las peores para la salud mental y el bienestar. Ambas son plataformas muy centradas en la imagen y en las apariencias y parece que pueden conducir a sentimientos de inadecuación y ansiedad en la gente joven”, destaca la directora ejecutiva de la RSPH, Shirley Cramer.

En base a las conclusiones del estudio, los expertos en salud pública se están planteando exigir a estas plataformas la inclusión de una serie de controles y requisitos. Por ejemplo, sugieren que se inserten ventanas emergentes advirtiendo a los usuarios que llevan usando esas redes sociales dese hace mucho tiempo. Un 70% de los jóvenes encuestado secundó dicha medida. Por otro lado, también se quiere que estas redes identifiquen a estos usuarios con algún problema de salud mental y les indiquen “discretamente dónde pueden conseguir ayuda”.

Por último, se solicitará a estas compañías tecnológicas que adviertan de cuánto las fotos que se suben han sido manipuladas digitalmente. La idea es que las marcas de moda, famosos y otras organizaciones de publicidad se adhieran a un código voluntario y añadan un pequeño icono con el que se pueda saber que una foto ha sido alterada de forma digital.

Desde Instagram aseguran que su prioridad es “mantener Instagram como un lugar seguro y de apoyo donde las personas se sientan cómodas para expresarse, sobre todo cuando se trata de personas jóvenes”. La responsable de políticas de la aplicación fotográfica y de vídeo, Michelle Napchan, subraya que “cada día la gente de todo el mundo usa Instagram para compartir su propio viaje por la salud mental y conseguir el apoyo de la comunidad”.

Acerca del Autor:

Periodista multitarea, multiplataforma y responsive. Peliculero. Más explicante que replicante. Corresponsal de guerra en la App Store y Google Play. Conspira, escribe posts, prepara lasañas de carbonita y hace unicornios de origami sentado en su sillón negro mientras acaricia a su gato. Una vez hizo sonreír a un Angry Bird. @juanrrisonford
Filed in: Actualidad
×

Escribe un comentario