Dumb Ways to Die 2, la muerte como deporte olímpico

| 28 Noviembre, 2014 | 0 comentarios

dumb-ways-to-die-2

En mayo del año pasado te hablamos de Dumb Ways to Die, un simpático y colorido juego repleto de humor negro en el que sus personajes morían de las formas más estúpidas posibles que había surgido de una campaña viral de McCann bajo encargo del servicio de Metro de Melbourne (Australia).

Un año y medio después nos alegramos de anunciarte de que este título ya tiene secuela. Dumb Ways to Die 2: The Games comparte la forma de juego y el aspecto de su predecesor: Tienes que salvar la vida a los protagonistas con diferentes pasatiempos y muy poco tiempo disponible o les verás sufriendo todo tipo de muertes gore. La vida de los muñecajos depende de la agilidad de tus dedos y tu velocidad de procesamiento mental.

Sin embargo, la app es ahora mucho más completa. Esta segunda parte se ha estructurado como una especie de Juegos Olímpicos con diferentes sedes. Así, los desafíos se agrupan y se ofrecen ahora en diferentes bloques o disciplinas según el “estadio” que escojas, aunque siguen presentándosete de manera aleatoria para que tengas poco tiempo de reacción. Así, puedes encontrarte con una delegación para juegos acuáticos, por ejemplo, en los que tendrás que limpiar los dientes a una ballena, pasear por el borde de una piscina sin resbalarte o mantener a unos bañistas entre dos banderas.

A medida que vas superando pantallas, podrás ir desbloqueando nuevos personajes. En principio Dumb Ways to Die 2 se puede descargar de manera gratuita desde la App Store, aunque también existe la opción de realizar compras in-app para adquirir tokens y tener a tu disposición a estos simpáticos caracteres.

App Store

Acerca del Autor:

Periodista multitarea, multiplataforma y responsive. Peliculero. Más explicante que replicante. Corresponsal de guerra en la App Store y Google Play. Conspira, escribe posts, prepara lasañas de carbonita y hace unicornios de origami sentado en su sillón negro mientras acaricia a su gato. Una vez hizo sonreír a un Angry Bird. @juanrrisonford
×

Escribe un comentario