¿Cómo se descargan aplicaciones móviles en Corea del Norte?

| 12 enero, 2018 | 0 comentarios

En Applicantes nos gusta hablar de vez en cuando de cómo funcionan los ecosistemas de apps locales en diferentes países. Y en alguna ocasión incluso nos hemos centrado en varios territorios de Asia, como China o India, pero el que hoy nos ocupa es mucho más exótico, por lo complicado y hermético que resulta obtener información sobre él.

Nos referimos a Corea del Norte, ese país que permanece aislado y casi invisible a los ojos del mundo y del que en realidad se sabe muy poco, más allá de lo que deja ver el Gobierno de Kim Jong-un en las contadas y orquestadas visitas que realizan extranjeros.

Se supone que los ciudadanos norcoreanos de a pie no tienen acceso a Internet, solo pueden entrar en una intranet estatal denominada ‘kwangmyong’ que permite visitar unas 200 páginas web gestionadas por la Administración del país. El uso de Internet tal y como lo conocemos sería un privilegio del que solo podrían disfrutar los líderes de Corea del Norte y los mandamases de más alto nivel.

Pese a las limitaciones, los ciudadanos entran en el kwangmyong con frecuencia y usan dispositivos móviles de manufactura norcoreana para acceder a la plataforma. Se ha podido saber que en el país se fabrican teléfonos y tablets que se parecen sospechosamente el iPhone y al iPad y que incluso tienen un sistema operativo clavadito a iOS.

Una tienda de aplicaciones, literalmente

Estos terminales con denominación de origen contarían con un navegador web y algunas aplicaciones móviles de serie, incluyendo una app de todos y un juego de cartas. Sin embargo, los usuarios que quieran instalar más software en sus smartphones tienen que hacer algo que rompe moldes con todo lo que hemos visto hasta ahora. En Corea del Norte no hay una App Store o Google Play como tal. La tienda de aplicaciones norcoreana es eso mismo: una tienda física.

Aunque parezca sorprendente los norcoreanos no pueden bajar aplicaciones móviles desde un market digital, sino que tienen que personarse en un lugar concreto y pagar para poder llevarse unas cuentas apps ‘puestas’. Son los dependientes de dichos retailers los que se encargan de descargar las aplicaciones móviles a través de Bluetooth o por cable.

Según señala The Wall Street Journal, el país dispondría ya de 4 millones de usuarios de teléfonos inteligentes, una cifra que se habría cuadruplicado desde 2012. Sin embargo, solo una sexta parte de toda la población de este inescrutable territorio tendría uno de estos dispositivos móviles. En los dominios de Kim Jong-un toda la actividad que se lleva a cabo en estos terminales es monitorizada, mientras todo el software móvil incluye una marca de agua que muestra si ha sido aprobado por el Estado. Como es evidente, las apps extranjeras tampoco se pueden descargar en estos gadgets intervenidos.

(Visited 60 times, 1 visits today)

Acerca del Autor:

Periodista y blogger especializado en tecnología y cultura. Co-fundador y responsable editorial de Applicantes. Ex redactor jefe de Itespresso y colaborador de El Mundo (Fcinco), Muy Interesante, Merca2 y Dipcom Corporate. Amante de la fotografía, el cine, los comics, los viajes y el buen humor. Seguir a @albertopayo
Filed in: Actualidad
×

Escribe un comentario