El negocio de comprar visitas, seguidores… y descargas

| 2 enero, 2019 | 0 comentarios

El negocio de comprar visitas, seguidores... y descargasEl fenómeno de la influencia online se ha convertido en uno de los negocios más fructíferos de los últimos tiempos, y posiblemente seguirá creciendo durante este año 2019 que acabamos de inaugurar. De hecho, sobresalir en las plataformas sociales cada vez es más rentable porque permite llegar a más votantes si eres político, conseguir patrocinios y contratos mucho más jugosos si eres influencer, elevar tu caché si eres consultor o te dedicas a dar charlas y cobrar mucho más a tus clientes por sus campañas si tienes una agencia de publicidad.

El mundo de las apps para dispositivos móviles no es ajeno a este auge del mercado de la influencia. De hecho, algunas agencias de marketing especializadas en ASO (es decir, en mejorar el posicionamiento en las tiendas de aplicaciones) ya garantizan a sus clientes un número determinado de instalaciones, valoraciones de cinco estrellas o reseñas positivas. Esta práctica facilita el acceso al top de aplicaciones en plataformas como Google Play, lo que es sinónimo de más descargas y, por tanto, de más micropagos y de una publicidad más cara.

Todo ello ha facilitado el nacimiento de las granjas de smartphones, esos pequeños zulos en los que decenas de teléfonos descargan de forma automática las aplicaciones de quienes han pagado por conseguir muchas instalaciones. Estas granjas son, por así decirlo, la versión mobile de las famosas redes de bots, muy extendidas en otras plataformas sociales por ese creciente interés de los famosos, políticos y emprendedores por tener millones de seguidores y simular en el mundo virtual una popularidad que muchas veces ni siquiera tienen en el real.

Algunos de estos ejércitos de fans automatizados son administrados por los negocios que venden visitas y seguidores para nuestras páginas web y cuentas de usuarios en Instagram, Facebook, Twitter, Telegram, LinkedIn, Google Plus, Daily Motion, Sound Cloud y la nueva moda, suscriptores para Youtube. En este potente negocio, por una cantidad de dinero relativamente pequeña se puede comprar de todo, como likes, contactos de una zona geográfica determinada o la porción de tiempo que tendremos que esperar para pasar de 1.000 seguidores a superar los 100.000.

El negocio de comprar visitas, seguidores... y descargas

Conviene destacar que comprar tráfico para nuestro sitio web, seguidores para nuestras redes sociales o descargas para nuestras apps es una actividad perfectamente legal, aunque hay quien la considera poco ética o incluso engañosa si en ella intervienen los mencionados ejércitos de bots. En este sentido, algunos políticos como Mitt Romney o Mariano Rajoy se han visto envueltos en fuertes polémicas tras detectarse incrementos repentinos de miles de followers en sus cuentas de Twitter, muchos de los cuales tenían un comportamiento sospechosamente robotizado.

Otras investigaciones han detectado compras de seguidores entre personalidades de la música o el deporte, como Shakira, Kim Kardashian, Justin Bieber, Jennifer López, Beyoncé, Cristiano Ronaldo o Neymar. Y la lista no termina ahí, ya que una investigación de The New York Times desveló que entre los clientes de una conocida agencia dedicada a la venta de influencia había desde celebrities de la televisión de EEUU hasta un asesor del presidente de Ecuador, Lenín Moreno, pasando por Martha Lane Fox, miembro de la junta directa de Twitter.

Cada vez que se desata una polémica de este tipo, las redes sociales se lanzan a prometer que incrementarán sus esfuerzos por detectar y suprimir las cuentas de usuarios que resulten sospechosas, cuyo número se estima en unos 48 millones de perfiles en el caso de Twitter y de 60 millones en el de Facebook. Puede que el nivel de exigencia de quienes contratan este tipo de servicios también aumente con el tiempo, pero el negocio de la compra de influencia no se detendrá mientras que en internet siga reinando la máxima de que cantidad es sinónimo de calidad.

Acerca del Autor:

×

Escribe un comentario