Babee on Board, una app para dejar sentarse a las embarazadas en el transporte público

| 23 Enero, 2017 | 0 comentarios

babee-on-board

¿Estás en estado desde hace varias semanas y tienes que pelear todos los días por encontrar un sitio en el autobús, metro o tranvía para poder reposar de camino al trabajo o a casa? ¿Solo estás de unas semanas y tu tripa no es demasiado pronunciada? ¿La gente es muy maleducada y no se levanta para que te sientes tú? ¿O es que ni siquiera te ven porque están completamente absortos con sus smartphones o tablets? Una encuesta llevada a cabo en 2016 pone de relevancia que el 36% de las mujeres embarazadas tienen que quedarse de pie por este último motivo.

Con el fin de solucionar el problema la agencia creativa londinense 10x ha lanzado Babee on Board. Se trata de una aplicación móvil que envía una notificación al teléfono inteligente de cualquier persona en las proximidades avisando que una mujer embarazada está buscando asiento.

Babee on Board cuenta con dos productos distintos. Babee on Board: Request Seat, la app que permite a las embarazadas dar a conocer su situación y pedir un sitio y Babee on Board: Offer Seat, destinada a aquellos que quieran saber si hay una mujer en estado que necesita descansar y que estén dispuestos a cederla su sitio.

Mientras la segunda herramienta es gratuita y apenas consume batería, la primera tiene un coste de 3,99 libras. El 100% de los beneficios van dirigidos a la iniciativa Project Healthy Children. Ambas aplicaciones están disponibles para iOS y a finales de año también se lanzará una versión para Android.

Una de las principales barreras que en un principio podría tener la app es que en muchas estaciones del suburbano no hay cobertura de red. Sin embargo, desde 10x han pensado en todo y en esos casos en los que no se pueda disponer de 3G, 4G o Wifi, Babee on Board tira de Bluetooth para poder mandar las alertas.

No obstante, le vemos otra pega a la herramienta. Esa necesidad de que haya una app para cada una de las partes hace difícil que la gente la utilice, a no ser que consiga llegar a ser un producto muy conocido. Aunque una mujer se la descargue corre el riesgo de que no haya nadie que la tenga instalada en su vagón o tren porque la base de usuarios sea muy baja.

Sin embargo, la idea no deja de ser curiosa y una vez más supone un ejemplo de todo lo que se puede hacer a través de las aplicaciones móviles.

App Store

Acerca del Autor:

Periodista multitarea, multiplataforma y responsive. Peliculero. Más explicante que replicante. Corresponsal de guerra en la App Store y Google Play. Conspira, escribe posts, prepara lasañas de carbonita y hace unicornios de origami sentado en su sillón negro mientras acaricia a su gato. Una vez hizo sonreír a un Angry Bird. @juanrrisonford
×

Escribe un comentario