“A las apps de salud les falta escuchar más al paciente”

| 12 junio, 2018 | 0 comentarios

“A las apps de salud les falta escuchar más al paciente”

Imagina que en lugar de ir a la farmacia y preguntar por un medicamento o remedio para el dolor de cabeza o para un catarro fueras preguntando qué app es buena para controlar tu diabetes, dejar de fumar o llevar tu embarazo al día. Más que imaginación es una realidad, porque eso lleva tiempo ocurriendo.

Con más de 250.000 aplicaciones de salud existentes en los markets los usuarios están muy perdidos respecto a cuáles son de fiar y necesitan una orientación del mismo lugar donde van a buscar sus tratamientos. Al menos eso es lo que cree Maria José Cachafeiro, una farmacéutica asturiana que en los últimos años ha recomendado infinidad de apps en su farmacia, ubicada Mieres, y en su blog La Botica de Teté. Ahora ha lanzado una guía llamada la FarmAPPedia que supone todo un catálogo de estas herramientas.

– ¿Cómo surgió la idea de crear una guía de este tipo?

– En realidad, es una idea que llevaba ya mucho tiempo rondándome la cabeza, pero que no se ha materializado hasta ahora.

Surge a raíz de una ponencia que hice en el año 2014 sobre mi experiencia en la recomendación de Apps de Salud a los pacientes en la farmacia donde trabajaba, al ver el interés que generaba entre una parte de mis compañeros farmacéuticos, que hizo que a esa ponencia le siguieran varias los años siguientes.

– ¿A quién va dirigida la FarmAPPedia?

– Va dirigida principalmente a farmacéuticos comunitarios, que podrían aprovechar la cercana relación que tienen con los pacientes para poder aconsejarles en esta cuestión. Pero también puede resultar útil para otros profesionales sanitarios en contacto directo con los pacientes.

–   ¿Hoy en día los médicos también prescriben aplicaciones móviles? ¿Puede y debe un farmacéutico conocer estas herramientas para hacer sus propias recomendaciones?

– Rotundamente sí. Y esa es la premisa en la que se basa la FarmAPPedia. En primer lugar, porque si a un paciente un médico le ha recomendado una app y tiene dudas, su farmacéutico debería estar preparado para poder ayudarle.

En segundo lugar, los farmacéuticos realizamos recomendaciones complementarias a las del médico y en estas recomendaciones pueden incluirse, si consideramos que es lo adecuado, el uso de ciertas aplicaciones.

Además, en las farmacias atendemos a usuarios que no son pacientes, pero que están interesados en el cuidado de la salud y la prevención de futuras enfermedades. Estos no suelen acudir al médico, pero sí que pueden beneficiarse del uso de ciertas aplicaciones en cuanto a información sobre hábitos saludables.

“A las apps de salud les falta escuchar más al paciente”

– ¿Por qué tipo de aplicaciones de salud preguntan más los pacientes?

– La pregunta directa del paciente es aún bastante poco frecuente. Cuando ya te conocen y saben ofreces ese servicio y que te preocupas por intentar estar al día, es cuando empiezan a animarse.

Sobre todo, suelen preguntar por las relacionadas con el bienestar y la práctica de ejercicio físico, y después por las de enfermedades crónicas como la diabetes.

– Todavía hay mucha opacidad en torno a la mHealth. Además de las guías de la FDA o que da la Unión Europea, ¿en qué te sueles basar para filtrar las apps cuyo uso sugieres?

– Es cierto, hay tantas apps disponibles que resulta bastante difícil aportar un poco de claridad y luz entre tanta opción.

Todas las apps que se recomiendan en la FarmAPPedia han sido probadas por mí y por alguno de mis pacientes. Busco que sean fáciles de utilizar, que la información que ofrecen sea de calidad y que me aporten confianza en cuanto a la seguridad de uso, punto este que es el que más me cuesta comprobar y me genera más dudas.

– ¿Han entendido los laboratorios ya el fenómeno de las apps? ¿Crees que lo están aprovechando?

– La verdad es que creo que salvo excepciones lo han entendido a medias y lo están aprovechando aún bastante poco.

Existen tantas opciones, aunque muchas de dudosa calidad y utilidad, que me da la sensación de que en cierto modo se ven abrumados a la hora buscar la forma de aportar algo nuevo.

– ¿Qué consideras que le hace falta al negocio de las aplicaciones de salud?

– En mi opinión lo más importante que le falta es escuchar más al paciente, ponerse en su lugar e incorporarlo desde el inicio del proceso de creación de una App.

Tenemos la mala costumbre de hacer como en la época del despotismo ilustrado: todo por el paciente, pero sin el paciente.

– ¿Tienes alguna lista negra de apps? ¿Podrías decirnos algunos de los títulos que forman parte de la misma? ¿Qué apps prohibirías tajantemente?

Una lista negra como tal la verdad es que no la tengo (me habéis dado una idea ;-P) pero tengo claro que prohibiría las aplicaciones que afirman ser capaces de diagnosticar una enfermedad. El diagnóstico debe hacerlo siempre un profesional y NUNCA una web, una app … deben sustituir a la consulta con el médico. También prohibiría aquellas que afirman ser capaces de tratar o incluso curar una enfermedad con la luz o las vibraciones del propio dispositivo móvil –sí, las hay, aunque suene increíble, y en EEUU algunas ya han sido multadas por realizar afirmaciones engañosas-.

Acerca del Autor:

Periodista y blogger especializado en tecnología y cultura. Co-fundador y responsable editorial de Applicantes. Ex redactor jefe de Itespresso y colaborador de El Mundo (Fcinco), Muy Interesante, Merca2 y Dipcom Corporate. Amante de la fotografía, el cine, los comics, los viajes y el buen humor.Seguir a @albertopayo
×

Escribe un comentario