Cómo llegué a ser anoréxica por culpa de Instagram

| 28 septiembre, 2018 | 0 comentarios

Cómo llegué a ser anoréxica por culpa de Instagram

Instagram no sale muy bien parada cuando se evalúa su influencia en la salud mental de los más jóvenes. Un estudio realizado el año pasado por la Real Sociedad para la Salud Pública de EE.UU -en el que se analizaron 14 aspectos- revelaba que la app propiedad de Facebook era la plataforma social peor puntuada en este sentido.

Instagram mostraba muchos puntos negativos en cuanto al sueño, el síndrome conocido como ‘miedo a perderse algo’, el bullying y, sobre todo, la imagen corporal, algo lógico teniendo en cuenta que se trata de una herramienta muy centrada en la imagen y en las apariencias. Así, pues, puede ser un caldo de cultivo para la comparación con los demás y acabar derivando en en el nacimiento de algunos trastornos dismórficos o alimenticios.

El vídeo que os traemos hoy habla precisamente de esto. Una joven cuenta a través de dibujos cartoon cómo se convirtió en anoréxica por culpa principalmente de la aplicación de fotos, vídeos y stories. Según relata, el recibir comentarios ofensivos o bromas en Instagram sobre lo gordos que eran sus brazos o piernas dañó su autoestima y confianza en sí misma. Eso le hizo obsesionarse con perder peso. Comenzó a hacer ejercicio de manera compulsiva y a envidiar los cuerpos de otras chicas, sobre todo influencers, que subían fotos a la plataforma periódicamente mostrando su delgadez.

“En estos días, ser delgada o estar en forma es la nueva belleza. Incluso en Instagram, aquellos que son delgados o aparecen con ropa deportiva obtienen la mayor cantidad de likes, porque eso es lo que se considera “bonito”. Constantemente nos comparamos con esas personas “bonitas”, lo que hace que nuestro objetivo sea ser como ellos o llegar a donde están. Todo vale, desde hacer dieta, convertirse en adicto al gym, saltarse comidas o incluso someterse a cirugía plástica. A medida que continuamos nuestro propósito no importa lo duro que sea o cuánto nos miremos al espejo o los cumplidos que recibamos. Nunca es suficiente. Sigo estando gorda”, cuenta.

La anorexia nerviosa es una enfermedad mental muy seria que incluso puede llevar a quien la padece a la muerte. Siempre hay que pensar las consecuencias que puede tener hacer comentarios ofensivos sobre los cuerpos de otras personas en Instagram y otras redes sociales o premiar a través de Me Gusta ciertos cánones de belleza que tenemos integrados como mejores o más bonitos por un tema cultural o de modas.

Acerca del Autor:

Periodista y blogger especializado en tecnología y cultura. Co-fundador y responsable editorial de Applicantes. Ex redactor jefe de Itespresso y colaborador de El Mundo (Fcinco), Muy Interesante, Merca2 y Dipcom Corporate. Amante de la fotografía, el cine, los comics, los viajes y el buen humor.Seguir a @albertopayo
×

Escribe un comentario